DECLARACIÓN  DE LAS ONGS DE MED FORUM DE LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN EN EL MEDITERRÁNEO

Midreshet Sde Boker - Desierto del Negev - Oriente Medio. 8-10 de julio de 1999


Reunidas ONGs pertenecientes a MED Forum, red de ONGs del Mediterráneo para la Ecología y el Desarrollo Sostenible, para debatir propuestas concretas y presentar proyectos y experiencias de lucha contra la desertificación en la cuenca Mediterránea, durante las sesiones del "Seminario sobre buenas prácticas de lucha contra la desertificación: intercambios y propuestas de las ONGs del Mediterráneo”, después de tres días de debate, aprueban la siguiente

DECLARACIÓN
 


Ante la gravedad de la degradación del suelo en toda la cuenca mediterránea, las ONGs  y expertos mediterráneos, reunidas en el " Seminario sobre buenas prácticas de lucha contra la desertificación: intercambios y propuestas de las ONGs del Mediterráneo", organizado por miembros de MED Forum, red de ONGs del Mediterráneo para la Ecología y el Desarrollo Sostenible,

Proponemos ratificar los siguientes puntos que amplían los incluidos en la Agenda MED Forum 200

1.  Aprobar a nivel de cada Estado una estrategia de lucha contra la erosión y la desertificación a corto y largo plazo en el marco de un modelo de desarrollo sostenible. Esta estrategia debe inscribirse en el marco del Convenio de Lucha Contra la Desertificación y el capítulo 12 de la Agenda 21 y debe contar en su elaboración con todos los sectores afectados, especialmente las comunidades locales, las regionales, los expertos, los agricultores y las ONG. Es esencial el papel de la población local en la de-desertificación mediante la movilización ciudadana en un proceso participativo.

2.  Realizar programas a nivel nacional, regional o local, con la participación de todos los sectores implicados, especialmente las comunidades locales y las ONGs para reforzar sus capacidades, que tengan en cuenta:
- el desarrollo de planes efectivos contra el riesgo la sequía que incluyan la gestión del agua, la legislación, la sensibilización y participación ciudadanas, los EIA y los programas de respuesta de emergencia,
- la preservación del medio ambiente para reducir la vulnerabilidad del suelo
- los medios necesarios para asegurar la aplicación de los derechos a la alimentación y a la salud,
- el fomento del empleo y de nuevos medios de subsistencia,
- la capacitación y la formación de los jóvenes,
- el apoyo a la sensibilización y a la educación de la sociedad,
-  la promoción de la educación medioambiental y la sensibilización pública sobre los problemas de la degradación del suelo en todos los niveles educativos (infantil, secundaria, y superior),
- la promoción del papel de la mujer rural, y
- el fomento de un desarrollo rural y urbano y de sistemas de construcción respetuosos con el medio ambiente.

3. Aplicar el principio de prevención en todas las políticas de lucha contra la erosión y la desertificación, especialmente en las zonas poco o nada degradadas. Para ello debería tenerse en cuenta:
- la fragilidad de los suelos,
- la salinización,
- la sobreexplotación de las aguas subterráneas,
- la disminución de la productividad agraria,
- la pérdida de la cubierta vegetal,
- los costes socioeconómicos, etc.

4. Garantizar la participación a todos los niveles —local, regional, nacional e internacional— y de todos los sectores de la sociedad a la hora de formular los programas. Han de establecerse los organismos necesarios para conseguir que la participación sea efectiva, sobre todo de las colectividades locales y de otros sectores de la sociedad, especialmente de las ONGs. Deben participar las personas más directamente implicadas en la gestión, la utilización y las ventajas de los recursos. En el caso de la desertificación, se trata de los pequeños agricultores —hombres y mujeres—, los pastores, los nómadas, etc. que están en contacto estrecho con la tierra. Los responsables locales, los jefes tribales, los funcionarios públicos son indispensables, así como los técnicos, los investigadores y las ONG.

5. Valorizar la experiencia local y el saber hacer tradicional, fomentando el desarrollo de la agricultura biológica, utilizando técnicas respetuosas con la preservación del medio ambiente y la producción de compost. La reglamentación debe ser reforzada para eliminar progresivamente la utilización de pesticidas químicos y productos agroquímicos.

6. Poner a disposición de los diferentes actores los resultados de las investigaciones para valorar sus ventajas. Promover los programas de formación de técnicos y agricultores sobre técnicas de cultivo biológico.

7. Preservar los paisajes naturales y modificados por el hombre para las generaciones futuras, teniendo en cuenta la influencia universal que las tradiciones y costumbres mediterráneas han tenido sobre toda la civilización del planeta.

8. Revisar el sistema ganadero basado en técnicas industriales, fomentando el logro de la cría extensiva, las razas autóctonas y, en general, sustituir la tendencia a la cantidad por la calidad.

9. Rechazar las técnicas transgénicas aplicadas a la producción animal y agrícola que pueden tener efectos imprevisibles e incontrolables. Por esta razón, las ONG hemos de contribuir a la información  del público y hacer contrapeso a todas las campañas de publicidad engañosa que las multinacionales realizan sobre este tema.

10. Asegurar que los Planes de Acción contienen medidas concretas, tales como:
- creación de instrumentos financieros,
- introducción y recuperación de cultivos resistentes a la sequía y a la salinización,
- medidas destinadas a proteger los recursos naturales,
- diversificación de las fuentes de energía para evitar la utilización abusiva de la madera, fomentando especialmente el uso de la energía solar, la eólica y la producción de gas metano mediante el reciclaje de residuos orgánicos,
- fomentar el diseño y aplicación de planes gestión integrada del agua para prever en años de abundancia de agua las posibles sequías futuras,
- uso de fuentes energías renovables,
- promoción de un enfoque arquitectónico ecológico (bioclimático, viviendas solares, materiales respetuosos con el medio ambiente...) así como la adopción de las valiosas aportaciones de la arquitectura tradicional, incluyendo la calefacción y refigeración pasivas.

11. Conseguir que los Planes de Acción de lucha contra la erosión y la desertificación estén incardinados con el resto de programas: seguridad alimentaria y lucha contra la pobreza, la gestión integrada del agua, la protección de la diversidad biológica y el cambio climático.

12. Impulsar los acuerdos de colaboración entre los países donantes y los Estados afectados por la desertificación, integrando dichos acuerdos en los programas de acción nacionales, definiendo muy claramente el papel de cada socio —instituciones, gobiernos donantes y ONGs— de acuerdo con el papel que les ha sido confiado por el Convenio.

13. Garantizar la circulación constante de información entre todos los niveles. Los servicios de divulgación agrícola y las ONGs pueden contribuir a reforzar las capacidades de la colectividad en materia de «programación participativa». Los conocimientos locales deben ser utilizados a escala regional y nacional. Los resultados deben ser transmitidos para asegurar la cooperación entre pueblos así como la gestión coordinada del medio ambiente regional.

14. Impulsar la sensibilización y la educación de los sectores implicados, con la participación de las ONG y de los mecanismos oficiales de formación mediante:
a) la organización de campañas de sensibilización destinadas al gran público y la  participación en las actividades de educación y sensibilización,
b) la puesta a al día e intercambio de material educativo y de sensibilización del público en las lenguas locales,
c) la evaluación de las necesidades y elaboración de programas escolares apropiados, y
d) la divulgación, entre otras, de las medidas que permitan conservar los recursos naturales a través de una gestión integrada y sostenible de dichos recursos, incluidas las tierras agrícolas y los pastos, la cubierta vegetal, los recursos hídricos, la diversidad biológica, la promoción de fuentes de energía alternativas, en particular la solar, la eólica y la geotérmica, y favorecer la transferencia, adquisición y adaptación de tecnologías adecuadas para reducir la presión sobre los recursos naturales frágiles.

15.  Aprovechar las aplicaciones de la teledeteccción en la lucha contra la desertificación, así como las herramientas informáticas y los sistemas electrónicos de comunicación para llevar a cabo algunas de las tareas acordadas en esta Declaración.

16. Proponer la coordinación de los Anexos I (África), III (Asia) y IV (Mediterráneo N) del Convenio de Lucha Contra la Desertificación mediante la celebración de una Conferencia del Mediterráneo a celebrar en España, con el objetivo de intensificar la cooperación entre los países mediterráneos para combatir la desertificación. Las organizaciones implicadas, tales como la Unión Europea, las Naciones Unidas y el Banco Mundial, se deberán asociar, conjuntamente con los representantes de los Estados, de las ONG, de las autoridades locales y regionales y, en la medida que sea posible, con los representantes del sector privado. Podría constituirse un CAR en el marco del PAM para favorecer esta coordinación.

A lo largo de los tres días que ha durado el Seminario se han presentado los siguientes proyectos:
- Life for Algerian Oases. Touiza (Algeria) and EcoMediterrània (España).
- Savanizattion Project. Desert Research Institute (Israel).
- Projet pilot de participation de lapopulation villageoise à la lutte contre la Desertification des zones Ghabet, Khazaia et Zaafrana. APNEK (Túnez).
- Pilot Project to Combat Desertification in Baixo Alentejo. Geota (Portugal).
- Good Practises to control soil erosion and promote community development in rural Tunisia: NGO advocacy and implementation. Women for Sustainable Development (Túnez).
- Projet pilot d’amenagement du bassin versant du M’Soun: approche participative de gestion et de planification. ENDA Magghreb (Marruecos).
- Contribution a l’amenagement de la reserve naturelle de Touati & Maîtrise de l’energie domestique. APNEK (Túnez).
- Climate condition and estimation of the erosion on the Albanian coast & Estimation and cartography of soil erosion processes in coastal zone of Albania. PPNEA (Albania).
- Protection of the litorals of Kune-Vain Lagoons by using of the eco-technices to control coastal erosion. Alpine Geographic Club Tomori (Albania).
- Sustainable Development of Amber Islands. Eko Liburnia (Croacia).
- Programme d’appui aux initiatives participatives locales de gestions des ressources naturelles et de lutte contre la desertification et le deboisement. ENDA Maghreb (Marruecos).
- Preservation and protection of landscape against desrtification. Ecological Movement of Cyprus (Chipre).

 Todos los participantes aprobamos esta Declaración y nos comprometemos, además, a ejecutar las siguientes tareas como otros tantos resultados del taller:
- Difundir los contenidos de esta Declaración.
- Colaborar con MED Forum en la elaboración del Libro-guía de proyectos de las ONGs mediterráneas contra la desertificación y la erosión del suelo. Después de la presentación de diferentes experiencias realizadas en la cuenca mediterránea proponemos que sean recogidas en un libro-guía que permita difundir las buenas prácticas de lucha contra la desertificación realizadas por las ONGs.
- Buscar la potencial reproducción de nuestros proyectos locales mediante el mantenimiento de una perspectiva regional (mediterránea) en nuestro trabajo diario.
- Aprovechar los contactos realizados durante este taller para preparar proyectos regionales y buscar fondos para la ejecución de nuevos proyectos, en régimen de partenariado en el seno de MED Forum, basados en estas experiencias (SMAP, METAP...).

La desertificación, tal como se pone de manifiesto en el Convenio de Lucha Contra la Desertificación y en el capítulo 12 de la Agenda 21, es uno de los problemas ambientales más graves que amenazan la fertilidad de la tierra y la seguridad alimentaria de la población. Su expansión se debe a causas climáticas y a las actividades humanas, tanto las realizadas en una zona concreta como las llevadas a cabo a nivel planetario —cambio climático—. Si bien algunas medidas deben ser adoptadas a nivel general otras deben tomarse a nivel regional, nacional o local. La lucha contra la desertificación y las tareas para  mitigar los efectos de las sequías exigen un tratamiento integrado de los aspectos físicos, biológicos y socioeconómicos. La desertificación es un problema creciente en las regiones mediterráneas que es necesario afrontar con recomendaciones concretas y realizables, adaptadas a las características y situaciones ambientales, económicas, sociales, culturales, científicas, tecnológicas y políticas de cada país.

Midreshet Sde Boker (Israel). 10 de julio de 1999.